Show Mobile Navigation

Periodico digital de la republica dominicana de novedad noticiosa en lo social, politico, economico, cultural e internacional.

jueves, 9 de enero de 2020

5 cosas que debes saber para entender la crisis de EE.UU. e Irán

Redactado por Alba Digital - 4:54:00

La decisión del presidente Donald Trump de atacar a Qasem Soleimani ha dejado a la comunidad internacional tambaleándose.
A medida que pasan las crisis diplomáticas, esto marca muchas casillas. Estados Unidos abatió a un general iraní en Iraq, un país donde ha mantenido una presencia militar constante desde la invasión de 2003 para derrocar a Saddam Hussein.Pero a pesar de las malas relaciones entre EE.UU. e Irán bajo el mandato de Trump, la muerte de un oficial militar por ataque con aviones no tripulados sorprendió a todos, incluidos los aliados más cercanos de Estados Unidos.
La decisión de Irán de tomar represalias disparando misiles contra objetivos estadounidenses en Iraq ha dejado a aquellos interesados en la región conteniendo la respiración. Irán puede afirmar que no quiere la guerra, pero también dice que cualquier represalia de Trump se consideraría una escalada y respondería como tal.
Esto es lo que necesitas saber para comprender esta historia en desarrollo.

¿Cuál es el trasfondo de esta crisis?

Las semanas previas a la muerte de Soleimani habían sido difíciles en Iraq. “Desde principios de octubre, hubo un tenso enfrentamiento entre los manifestantes iraquíes [y el gobierno iraquí], oponiéndose al establecimiento iraquí respaldado por Irán”, dice Chris Doyle, director del Consejo para el Entendimiento Árabe Británico, un laboratorio de ideas independiente que promueve la resolución de conflictos, la sociedad civil y los derechos humanos en Medio Oriente.
Durante meses, miles de ciudadanos iraquíes han protestado contra la corrupción gubernamental y la creciente interferencia iraní en el establecimiento político iraquí.
Las fuerzas de seguridad han tomado medidas enérgicas contra los manifestantes, matando a cientos e hiriendo a miles.
Días antes de que Trump ordenara el ataque con aviones no tripulados que mató a Soleimani, cientos de manifestantes proiraníes intentaron asaltar la embajada de EE.UU. en Bagdad, escalando las paredes y forzando las puertas del complejo. Protestaban por los ataques aéreos estadounidenses en instalaciones en Iraq y Siria que, según el Pentágono, estaban vinculadas a las milicias pro iraníes responsables de atacar al personal de servicio estadounidense en Iraq.
Doyle cree que el asalto a la embajada de Estados Unidos fue parte de una estrategia iraní más amplia para distraer a los iraquíes de los meses de protestas, que comenzaron en octubre, contra la interferencia iraní en Iraq.
“Las protestas obviamente habían preocupado a los iraníes”, dice Doyle. “Creo que muchas de las actividades, incluido el asalto a la embajada, fueron para distraernos de las protestas”.

¿Por qué no se atacó a Soleimani antes?

Trump no fue el primer presidente de Estados Unidos en considerar qué hacer con Soleimani.
El Dr. Leslie Vinjamuri, director del programa de Estados Unidos y América en Chatham House, explica que “las administraciones anteriores habían considerado la posibilidad de abatir a Soleimani, y tomaron una decisión muy clara de no hacerlo. Aunque claramente amenaza los intereses de Estados Unidos y es censurable, no pensaron que el costo valdría la pena”.
Soleimani estaba a cargo de administrar las milicias de Irán en el extranjero, lo que en el caso de Iraq, significaba actuar como un desafío directo a Estados Unidos por ser la potencia extranjera más importante del país.
Doyle explica que “el atractivo de Iraq es que es el único país en el mundo árabe con petróleo, agua y recursos humanos. Pero desde la guerra de 2003, las potencias externas han estado alimentándose del cadáver del estado iraquí”.
Durante algún tiempo, Irán ha manejado sus prioridades en Iraq mejor que los estadounidenses, cuya influencia se considera que está disminuyendo. “Esta muerte simplemente ha acelerado la desaparición de la influencia estadounidense en esta región y más allá en beneficio del propio Irán, Rusia y China”, dice el profesor Arshin Adib-Moghaddam en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos, Universidad de Londres.
Una de las razones por las que Irán a menudo se ha equivocado con Estados Unidos es que las dos naciones no han tenido relaciones diplomáticas desde 1979. Y como dice Vinjamuri, esto ha creado “una ausencia absoluta de conocimiento y comprensión” de la visión iraní.

¿Por qué las relaciones entre Estados Unidos e Irán son tan precarias?

Dos momentos clave han dado forma a todo el conflicto entre Estados Unidos e Irán.
En 1953, la CIA ayudó a orquestar un golpe militar que derrocó al entonces líder iraní democráticamente elegido, Mohammad Mossadegh. En el punto álgido de las tensiones de la Guerra Fría, Mossadegh se comprometió a nacionalizar los campos petrolíferos de Irán, que se consideraban populares en Irán y una victoria para la entonces URSS. Los británicos, que controlaban los campos petroleros, solicitaron la ayuda de la CIA para derrocar a Mossadegh.
Después de derrocar a Mossadegh, Estados Unidos apoyó al monarca iraní Mohammad Reza Pahlavi para gobernar como sah de Irán.
Firmemente en el poder, el sah forzó a los críticos de sus reformas de modernización como el ayatolá Ruhollah Khomeini (también escrito como Jomeini) al exilio en Iraq, y desarrolló una reputación como playboy autoritario.
En 1979, la fiesta llegó a su fin. La revolución iraní puso fin al gobierno del sah. Los manifestantes seculares se opusieron a su autoritarismo, mientras que los protestantes islamistas se opusieron a su agenda de modernización. Khomeini regresó del exilio y formó un gobierno islamista.
Algo que unió a muchos iraníes fue la desconfianza hacia Estados Unidos. Esta desconfianza fue respaldada cuando en octubre de 1979, se informó que al sah se le había permitido ingresar a Estados Unidos para recibir tratamiento contra el cáncer. Esto llevó a semanas de manifestaciones fuera de la embajada de los Estados Unidos en Teherán.
En noviembre de ese año, los manifestantes irrumpieron en la embajada y tomaron decenas de rehenes estadounidenses. Exigieron la extradición del sha a Irán, y recibieron el apoyo de Khomeini.
La crisis de rehenes en Irán duró 444 días. Este fue el principio del fin. Durante un período de tiempo, Estados Unidos cortó todos los lazos diplomáticos e impuso sanciones financieras paralizantes. La crisis solo se detuvo cuando Irán acordó liberar a los rehenes a cambio de que los activos iraníes se descongelaran.
El rencor provocó más conflictos entre los dos, incluido el apoyo de Estados Unidos al vecino Iraq en su decisión de ir a la guerra con Irán durante la crisis de rehenes en 1980.

¿Cómo se vio atrapado Iraq en esto?

Iraq vio su propio golpe en 1958, que derrocó a la monarquía y creó la República iraquí. Esto condujo al eventual liderazgo del partido Ba’ath en 1968 y de Saddam Hussein en 1979, que duró hasta que la invasión liderada por Estados Unidos lo retiró del poder en 2003.
Si bien había mucho que a Estados Unidos le disgustara sobre los Ba’athists, el recuerdo de la crisis de rehenes era fresco. Esto significó que durante la mayor parte de la década de 1980, Estados Unidos “se enfrentó a Iraq e Irán, en un acto de doble contención”, dice Doyle. Lo hizo respaldando a Iraq en la guerra mientras simultáneamente vendía armas a Irán, en lo que ahora se conoce como el asunto Irán-Contra.
Todo eso cambió en 1990, cuando Hussein invadió Kuwait. Estados Unidos apoyó a sus aliados del Golfo y lideró la respuesta a Iraq, en lo que ahora se conoce como la primera Guerra del Golfo.
Durante la década siguiente, Occidente comenzó a sospechar de las ambiciones de Hussein y el temor de que estuviera desarrollando armas de destrucción masiva. Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, se consideró que el Iraq de Hussein representaba un riesgo de seguridad excesivo, entonces Estados Unidos invadió.
Después de que Hussein salió del poder, Iraq fue un desastre ingobernable. La estrategia estadounidense de tratar a Iraq en términos sectarios, alentando a personas de todos los grupos a participar en la división creada por el gobierno, no logró unir al país.
Los chiitas, que habían sido políticamente excluidos bajo el gobierno sunita de Hussein, aprovecharon la oportunidad y dominaron al gobierno iraquí de la posguerra. Pero el estado se hizo añicos, dejándolo abierto a la interferencia de Irán, China, Rusia y convirtiéndolo en un caldo de cultivo para los grupos terroristas.
También quedó Iraq para convertirse en un lugar perfecto para una guerra de poder entre Irán y Estados Unidos. Doyle dice que la población iraquí tampoco está convencida y que incidentes como el ataque a Soleimani “resaltan la ausencia total de control soberano”, mientras dos actores más poderosos se hacen cargo.

¿Por qué está tan preocupada la comunidad internacional?

Primero, existe una preocupación real entre los aliados de Estados Unidos por la imprudencia e imprevisibilidad de Trump.
“Esta decisión de atacar a Soleimani fue ad-hoc, probablemente para que Trump se posiciones más como un presidente macho que se enfrenta a los retadores internacionales”, dice Adib-Moghaddam. “En Estados Unidos, la guerra aún obtiene votos, ser duro es cool”.
Dado que Trump enfrentará elecciones en noviembre de este año, esto es una preocupación seria. Si bien Adib-Moghaddam no cree que haya una guerra convencional, sí teme “una lucha prolongada entre Irán y sus poderosos aliados regionales y Estados Unidos y su campamento”.
Vinjamuri dice que, por muy lamentables que hayan sido las acciones de Soleimani contra EE.UU. y sus aliados, su muerte podría sentar un “precedente para otros que eventualmente podrían tener la capacidad de ejecutar tipos similares de ataques. Los ataques con drones como mecanismo para eliminar a funcionarios estatales son un precedente muy grave”.
Por su parte, Irán tiene varias formas de responder. Primero, directamente, como hemos visto en los ataques realizados contra objetivos estadounidenses en Iraq.
Las milicias respaldadas por Irán también operan en muchos países donde EE.UU. tiene intereses estratégicos en Medio Oriente, incluida Siria. Y podría causarle a Estados Unidos un dolor de cabeza todopoderoso al enriquecer uranio más allá de los límites acordados en el acuerdo nuclear.
Sabemos que los iraníes tienen la intención de dejar de cumplir con el acuerdo acordado bajo la administración de Obama y bajo los auspicios de la Unión Europea. Trump hizo campaña en 2016 para poner fin a la participación estadounidense.
El problema para aquellos que desean que la situación no se extienda es que la única parte que parece tener credibilidad internacional para volver a encaminar las cosas, la UE, no puede hacer mucho al respecto, aparte de crear un foro para Irán y el Estados Unidos para hablar. Y en este momento, hay muy pocas posibilidades de que eso suceda.



FUENTE  CNN EN ESPAÑOL 



0 comentarios:

Publicar un comentario