Show Mobile Navigation

jueves, 6 de octubre de 2016

,

Los desplazados se reducen a 18 mil 904

Redactado por Alba Digital - 10:55:00


Unas 209 familias de la Barquita Sur y Norte abandonaron sus viviendas entre ayer y hoy, debido a la crecida del río Ozama, mientras algunos damnificados se quejan por la falta de ayuda gubernamental, ante una situación de calamidad.
En el barrio Brisa del Ozama, en Sabana Perdida, resultaron afectadas 60 viviendas por la crecida de dicho afluente, mientras en el colegio San Pablo, en la calle Privada del sector La Javilla, hay 51 personas refugiadas.
Algunos de los afectados se quejaron porque, según afirman, no han recibido la visita de ningún organismo de socorro ni funcionarios de la Alcaldía de Santo Domingo Norte.
Mientras, en la Barquita Norte, también en Sabana Perdida, hay unas 98 familias afectadas por la anegación de sus viviendas, que inició ayer, según narraron los lugareños.
Aseguran que el río podría durar una semana para regresar a su cauce normal, debido a la amenaza de lluvia que persiste.
“El río duró una semana y algo para bajar cuando el huracán George y las tormentas Olga y Noé, esa situación podría agravarse si continúan las lluvias”, dijo Juan Fulgencio, residente en Brisa del Ozama.
Mientras que en la Barquita Vieja, desde donde fueron trasladadas recientemente cientos de familias a la Nueva Barquita, están refugiadas 19 personas en la capilla San José. En ese lugar se observó a organismos de socorro y miembros de la Unidad para la Readecuación de la Barquita realizar labores de rescate, para evitar situaciones lamentables.
Los afectados recordaron al Gobierno que aún quedan muchas personas residiendo en las inmediaciones del río, por lo que pidieron ser tomados en cuenta en los programas de viviendas. Citaron el caso de los barrios Los Coordinadores, Acapapulco y Villa Pompa, los cuales también se anegan en situaciones similares.
La crecida del río Ozama es producto de las fuertes precipitaciones de los últimos días, causadas por el el huracán Matthew, a su paso por el país.
El desborde de ese afluente también incomunicó al batey Yabaco, al este del municipio La Victoria, donde anegó cientos de parcelas cultivadas.
EL DATO:
Las familias
Ccuyas viviendas resultaron anegadas por la crecida del Ozama temen que el agua se extienda a otros barrios, debido a la amenaza de lluvia que se mantiene en el ambiente.

0 comentarios:

Publicar un comentario